El equipo de Scariolo nos ha dado  una lección de vida y es un ejemplo de valores para la sociedad en general y para nuestros jóvenes en particular. Verdaderamente el deporte es una escuela de formación humana donde se pueden forjar la personalidad. En este artículo destacamos 8 valores o lecciones de vida que conectan con los que proponemos en el proyecto educativo de Fuenllana.

El domingo 15 de septiembre vivimos una jornada histórica para el deporte español. La selección española de baloncesto ganaba el Mundial de China en un brillante partido contra Argentina.

Horas antes de la gran final, Pau Gasol enviaba una carta a la selección, animando y elogiando a sus compañeros de vestuario antes de la gran final. En ella compendia los valores que caracterizan al equipo y que les han llevado a ganar la final contra todo pronóstico.

El equipo de Scariolo nos ha dado una lección de vida y es un ejemplo de valores para la sociedad en general y para nuestros jóvenes en particular. Verdaderamente el deporte es una escuela de formación humana donde se pueden forjar la personalidad. En este artículo destacamos 8 valores o lecciones de vida que conectan con los que proponemos en el proyecto educativo de Fuenllana.

1.Trabajo en equipo. El oro de España no ha sido la victoria singular de Marc, Ricki o Lull, sino la suma de esfuerzo de todos, el dar lo mejor de cada uno, cubriendo los errores y apuntalando los aspectos positivos de cada uno. Han buscado el bien del grupo por encima del brillo personal. “Tenemos que jugar el cinco contra cinco, juntos, compartir el balón”, les decía el entrenador a sus jugadores, y así lo hicieron.

2.Esfuerzo, sacrificio: “Si quieres que algo te salga bien, trabaja mucho. El talento no sirve de nada si no hay trabajo y esfuerzo detrás de ello”, estas palabras de Ricki Rubio en un vídeo dan la clave del resultado final. Frente a la falacia del éxito rápido, sin esfuerzo, de coger el camino fácil, estos chicos nos han enseñado que no, que hay que luchar y esforzarse para llegar a las metas soñadas. Todos los jugadores lo han dado todo y se han implicado al máximo. Un oro trabajado y sufrido.

3.Ilusión por un sueño. La selección tenía un sueño y con él han logrado entusiasmar a todo un país. Un sueño no al estilo Wonderful, de “varita mágica” no, fue un sueño alcanzado con sudor y dolor. Los sueños se logran con sacrificio, con renuncias. Cuenta Ricky Rubio que cuando empezó en la liga profesional a los 15 años, sus amigos le llamaban para hacer planes de viajes, él tuvo que decir que no en muchas ocasiones, no porque no le apeteciera, sino porque tenía un objetivo. “Y dices: “No puedo ir”. Bueno, no puedo ir, no. No quiero ir. ¿Por qué? Porque quiero llegar a mi objetivo. Y ¿cómo llego a mi objetivo? Con esfuerzo. Y ¿qué es ese esfuerzo? Pues no ir a ese fin de semana con mis amigos, y entrenar un poco más”.

4.Constancia. El éxito viene “partido a partido”, paso a paso, dedicando muchas horas durante meses y años al entrenamiento. “Si quieres que algo te salga bien en la vida, repite” señala Ricky Rubio. Encajando los fracasos que también llegan y no tirando la toalla cuando ocurren.  España fue de menos a más a lo largo del mundial, padeció las críticas de la prensa  y haciendo caso omiso,  llegó su mejor nivel cuando más importaba. Al mismo tiempo no hay que obsesionarse. El deporte es solo un juego, donde lo que importa no es el resultado sino darlo todo y disfrutar. Por contraste el lema de Serbia antes de enfrentarse a España en cuartos de final decía: “importa ganar no disfrutar”.

5.Compañerismo.  No hay más que verles moverse en la cancha y como es la relación entre ellos. Hay química entre ellos y el ambiente se intuye es de “buen rollo”. En unas declaraciones del entrenador antes de comenzar el mundial, preguntado por el objetivo  del mundial decía: “Que nos divirtamos, que estemos con el gusto de estar juntos, de trabajar juntos, de pasarnos la pelota, defender, ayudarnos, disfrutar del camino, de poder llegar al momento de al competición con la cabeza limpia y a la vez activada, con entusiasmo, energía y positividad”. Sin duda, esto ha favorecido el buen ambiente en el equipo.

6.Humildad. “Sólo somos jugadores de baloncesto con unos valores”, decía Pau Gasol en la carta que dirigía a sus compañeros. Hemos visto “cero competitividad” entre ellos para brillar personalmente.

“Si quieres que algo te salga bien en la vida, repite” Ricky Rubio.

7. Confianza. Han creído en sí mismos como equipo. Es un oro a la fe en un sueño. Hace falta creer en uno mismo para lograr grandes metas, junto con el esfuerzo y la constancia que señalamos más arriba. Confianza mutua: del entrenador en sus jugadores y de ellos en su líder, que les ha llevado a poner “toda la carne en el asador” e implicarse al 100%.

8. Liderazgo. El entrenador Scariolo con su liderazgo es,  sin duda, el artífice del oro. Ha sabido coordinar a los jugadores, y sacar el mejor juego de cada uno. No hay mas que verle en acción en el banquillo cómo les guía con su pizarra. Un liderazgo estratégico, como un jugador de ajedrez ha mantenido su estrategia de hacer una buena defensa hasta el final construyendo un equipo campeón.  También nos enseña a mantener la calma cuando las cosas no van bien.

Y tú, ¿qué otros valores destacarías de esta selección y sus jugadores?