¿Un buen científico tiene que ser ateo? ¿Por qué la mayoría de la sociedad piensa que hay un conflicto entre ciencia y fe y que la ciencia es la que tiene la razón?

¿Un buen científico tiene que ser ateo? ¿Por qué la mayoría de la sociedad piensa que hay un conflicto entre ciencia y fe y que la ciencia es la que tiene la razón?

Enrique Solano, astrofísico, investigador científico en el Centro de Astrobiología (INTA-CSIC) de Madrid, impartió una charla a las alumnas de  4º de ESO en la Semana de la Ciencia, en la que abordó interrogantes esenciales como la relación entre ciencia y fe.

A través de estas preguntas y otras cuestiones,  Solano retó a pensar  a las alumnas  a lo largo de la charla. Para llegar a la conclusión final: no hay tal conflicto. Cuando tienes fe no tienes que tener miedo a la ciencia. La ciencia no es el enemigo.

Puso ejemplos sobre como la Iglesia se ha interesado a lo largo de los siglos por la ciencia. La cultura clásica ha llegado por la Iglesia. Quien ha trasmitido el conocimiento científico ha sido la Iglesia en los monasterios, donde se incluía  formación científica en su plan de estudios. Otro dato que desconocían las alumnas: las universidades son un invento cristiano.

¿Se puede ser buen científico si no eres ateo?

A lo largo de la historia es posible encontrar ejemplos de científicos tanto ateos (Hawking) como creyentes (Lemaitre, Pasteur, Lejeune,…) que han realizado aportaciones de gran relevancia para la humanidad

Lemaitre, sacerdote católico fue el precursor de la teoría del Big Bang,  la mejor explicación científica que tenemos de cómo se creó el Universo.

El grado de ateísmo no condiciona para nada la excelencia científica.

Según Solano, se podría explicar que haya tan pocos científicos creyentes porque los principales divulgadores científicos propugnan el cientificismo, la confianza plena y exclusiva en los principios y resultados de la investigación científica. Ante esa realidad,  un estudiante católico puede llegar a pensar que “no tiene hueco”  en ese ámbito, por tanto,  se desanima de realizar una carrera científica.

Al igual que ocurre con las mujeres en el ámbito de las disciplinas STEM. Una chica a la que le guste la investigación científica pero que se da cuenta que en ese ámbito solo hay hombres, se desanima de entrar ahí.  Actualmente se está superando por la presencia de un movimiento que potencia los estudios científicos y tecnológicos entre las niñas.

¿Qué postura debe adoptar un creyente ante la ciencia?

Explicó que hay diferentes posturas entre creyentes.  Hay quienes defienden una separación de los dos ámbitos. Otros que sostienen un Dios “tapa agujeros”. Por último los que defienden el diálogo entre fe y razón, este es el camino acertado y se detuvo en explicarlo.

“La ciencia constituye un regalo para la Fe y ayuda a tener una fe más profunda” (John F. Haught)

Juan Pablo II en la Carta a los científicos sostenía que: “ La ciencia puede purificar a la religión del error  y la superstición; y la religión  a la ciencia de idolatría y falsos absolutos”

Actualmente, desde el Vaticano se han impulsado varios congresos científicos en torno al diálogo de fe y ciencia. Y habló de la creación de la sociedad  Catholic scientists, una organización laica internacional fundada en junio de 2016 para fomentar el compañerismo entre los científicos católicos y para dar testimonio de la armonía de la fe y la razón.

Solano consiguió interpelar al público y al finalizar la conferencia las alumnas hicieron muchas preguntas y se abrió un diálogo muy interesante.