El Papa Francisco acudió a la Basílica de Santa María la Mayor para rezar ante la patrona de Roma “Salud del Pueblo Romano” y pedirle por la pandemia del coronavirus.

El Papa Francisco abandonó de forma privada el Vaticano para trasladarse a la Basílica de Santa María la Mayor y rezar ante la patrona de Roma “Salud del Pueblo Romano”; poco después, haciendo a pie como peregrino un recorrido de la Vía del Corso, ha entrado en la iglesia de San Marcelo, custodiada por la Orden de los Siervos de María (Servitas), donde se encuentra el Crucifijo milagroso que en 1522 fue sacado en procesión por los barrios de la ciudad para que pusiera fin a la “Gran Peste” que asolaba Roma. “Que Nuestro Señor, por intercesión de Nuestra Inmaculada Señora, ponga fin a esta pandemia del coronavirus que sufre el mundo en estos momentos”.

Dejamos aquí la oración para que la podáis rezar en vuestras casas.