Jalna. Saga de los Whiteoak

Mazo de la Roche

UNA DE LAS SAGAS FAMILIARES MÁS QUERIDAS DE LA HISTORIA DE LA LITERATURA.

Hablamos de un libro escrito en 1940 por la famosa y prolífica escritora canadiense Mazo de la Roche y reeditado en estos días por Siruela. Inicio de una saga que habría de completarse con quince novelas más, donde nos narra la vida del clan familiar de los Whiteoak. 

Narrado al estilo de las novelas inglesas (la autora pasó allí largas temporadas) aunque las escenas se desarrollan en Ontairo, parecería más bien un paisaje de la campiña inglesa. El título de Jalna proviene de la ciudad india en la que se conocieron los patriarcas del clan: el capitán Philip Whiteoak (ya fallecido) y la señorita Adeline Court, matriarca inamovible de la saga, alrededor de la cual giran todos los miembros de tan peculiar familia. Allí conviven en ¿perfecta? armonía hijos, parejas, amores, desengaños y nietos, cada cual con sus anhelos, preocupaciones e inquietudes. Uno de los puntos fuertes de la novela es su carácter sentimental y de lenguaje sencillo, con personajes fácilmente identificables (se orienta uno sin dificultad en el árbol genealógico que ofrece al principio la escritora) sin grandes sobresaltos en sus perfiles psicológicos, más bien al contrario, sencillos y predecibles. Cuando se publicó por primera vez, el mundo aún se reponía de los estragos de la II Guerra Mundial y necesitaba literatura dulce y amena con la que olvidar las penurias, por lo que Jalna vino a ser un bálsamo para lectores ávidos de comedias de enredos familiares sin mayor pretensión. 

Es por eso una novela sencilla, de muchos diálogos entre los personajes, de lectura fácil, apta para todo tipo de público lector. Cuesta conectarlo con la actualidad en tiempo y espacio de nuestra vida y es más una evasión para la imaginación, pero a veces hay que dejarse llevar por nuevas experiencias lectoras Si necesitáis un libro que no os complique la vida y os entretenga, aquí lo tenéis. 

 
             Inés María Castrillo
             @hablamos_de_un_libro