La mayor parte de los jóvenes tiene abierta más de una cuenta en Instagram. Los motivos son variados, principalmente por ocio y por estar en contacto con grupos cercanos de amigos con los que compartir aspectos personales que no se muestran a todo el universo digital. Pero el finsta (fake Instagram) plantea algunas cuestiones sobre la privacidad, la imagen que se construye en redes sociales y las prácticas que facilitan el acoso, entre otras.

Seguir leyendo

Temas: adolescencia, redes sociales, Instagram

Fuente: Aceprensa

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *