Crónica del Encuentro con la escritora de Adriana Solé, alumna de 4º de ESO en Fuenllana:

El pasado viernes 5 de abril, pudimos disfrutar de la visita de Lucía Martínez Alcalde que tanto tiempo llevábamos esperando.

En la conferencia, esta joven autora nos habla de sus primeras experiencias con la escritura; de cómo todo lo que leía le daba ideas para crear sus historias, de que el punto de apoyo de su infancia fue su madre, que a pesar de no ganar muchos concursos de cuentos, siempre le animaba a seguir adelante.

Desde muy pequeña quiso ser escritora, pero no fue hasta los 16 años que sintió ganas de publicar la primera novela titulada ‘Me debes un beso’.
Seis años más tarde, tras una conferencia de José Ramón Ayllón (con el que escribió varios números de una revisa burgalesa), volvió a recapacitar sobre la idea de publicar el libro. En marzo de 2012, ‘Me debes un beso’ salió a la venta.

Lucía confiesa que necesita mucho tiempo libre para leer y que “hay muchos libros que son buenos y no son Best Sellers”.  Se siente identificada con el protagonista de ‘Vigo es Vivaldi’ y asegura “me encantaría tener una pandilla como la de Borja”.
A la pregunta “Si pudieras leer un sólo libro durante el resto de tu vida, ¿cuál sería?” responde sin dudarlo: “tendrían que ser dos libros, y elegiría Jane Ayre y Suite Francesa”, y también que sus autores favoritos sonG.K. Chesterton, Irène Némirovsky, Miguel Delibes…

Las alumnas quisieron saber más cosas sobre el libro; sobre cómo se le ocurrió la idea: “La primera conversación entre los protagonistas es real. Creí que era una buena idea para comenzar una historia”. Al por qué eligió esos nombres, contestó: “Elegí María porque, a pesar de ser mi segundo nombre, es un nombre muy común, y a ella, le pasan cosas muy comunes. Alberto significa noble de corazón, y como me dijo un amigo, el chico es un buen tipo.

Respondió a la pregunta “¿Alguien ha criticado la novela?” diciendo: “siempre va a haber gente a la que le guste y gente a la que no, pero a pesar de las críticas nunca decidí tirar la toalla. Siempre digo que ‘Me debes un beso’ no es una simple historia de amor, es el impacto que sufre una persona cuando alguien entra en su vida”.

A la pregunta que muchas esperábamos “¿por qué dejaste el final abierto?”, dijo: “llevas tanto tiempo metida en el libro que los personajes te hablan. Te dicen que algo no es coherente. A mí, llegado el momento, me dijeron: ‘hasta aquí’.

Por último nos confiesa que una nueva novela está en camino. La esperaremos con muchas ganas.