El sábado celebramos nuestra primera fiesta de primavera y la II jornada de Puertas Abiertas, que realmente fue primaveral, ya que después de un largo invierno lució el sol y así pudimos disfrutar más de esta Jornada Festiva en el Colegio.

Ya desde las diez de la mañana se veían familias avanzar por la Travesía de Fuente Cisneros. A las once tuvo lugar la Santa Misa, con el Oratorio completamente lleno.

A las doce tuvimos la Mesa Redonda sobre La transmisión de la fe en familia que fue moderada por Eva Latonda, actriz, y en la que participó el matrimonio Echanove- Carreño, Santiago Terol y Mercedes Tauler. La sala se llenó de público y fue una sesión muy entretenida y práctica en la que hubo un interesante Coloquio.

Jornada de Puertas Abiertas

La segunda que celebramos este año, también se llenó y todos los asistentes se fueron muy contentos de la visita a las instalaciones y del ambiente tan extraordinario que había entre las familias que participaban en la Jornada de Primavera.

A todas las familias que estaban en el Colegio se unían el grupo de padres que participan en el Curso de Orientación Familiar. Podemos decir en honor a la verdad que en Fuenllana, las familias son lo primero.

Los más pequeños disfrutaron de lo lindo en el castillo hinchable, gigante, y en las sesiones de globoflexia y pinta caras.

Las asociaciones de La Vereda y Guadarrama tenían sus Stands en el que además de vender bebidas y dulces anunciaban sus convivencias de verano y presentaban a los padres todas las actividades que realizan durante el Curso Escolar.

El polideportivo se llenó de padres y abuelos que querían ver de cerca a los hijos y nietos actuando en el Festival de Extraescolares, que van desde ballet, guitarra, piano, gimnasia deportiva y un largo etcétera. Resultó muy bonito ver los logros que las participantes han conseguido, en las distintas actividades, a lo largo del curso.

En las pistas de deporte tuvo un gran éxito el partido de fútbol que jugaron los alumnos de 3º de Infantil, que se entregaron a la competición como si se tratara de la misma final de la Champions.

Terminamos justo para comer, el buen tiempo hizo que estuviéramos tan a gusto disfrutando de la comida que habíamos traído de cada casa y como se suele hacer en estos casos intercambiar las viandas con los vecinos de al lado.

Fue un día muy aprovechado en el que todos lo pasamos estupendamente.