La doctora López Moratalla ha centrado su investigación en el cerebro humano. En la conferencia que impartió en Fuenllana el pasado 26 de octubre “Cerebro adolescente. ¿Crisis? ¿Oportunidades?”, acercó a los asistentes los estudios que se conocen sobre el cerebro adolescente para ayudar a diferenciar bien qué son hoy conductas “típicas de la época”, de las conductas “atípicas”, -auténticos trastornos-, y sus causas.

Una reflexión pensando en las palancas naturales, con que cuentan los adolescentes de todas las épocas, para apoyarse y salir con provecho al mundo de los jóvenes-adultos

Dado que el público presente eran mayormente padres y madres de familia  señaló como premisa la importancia de educar en libertad. No es algo utópico, mas bien es la base de la educación. En ocasiones se ha buscado la seguridad intentando asegurar la buena conducta a base se recetas, censuras y sanciones. Esos sistemas son imposibles hoy. La rebelión por las normas es universal.

Tres secretos clave del cerebro:

  1. Lo cognitivo y lo emocional son inseparables
  2. La libertad es autodeterminación. Hay una capacidad que se desarrolla en la adolescencia: frenar la respuesta a la excitación. ¡¡Para y piensa!! ¿Cuantas veces habremos dicho esto a nuestros adolescentes?
  3. Solo la autoposesión de sí mismo, el autocontrol, el señorío de los actos propios -liberados del encierro en los automatismos del mundo animal- permite la capacidad de darse y la capacidad de amar.

La arquitectura cerebral se alcanza en la adolescencia

La arquitectura cerebral se alcanza en la adolescencia, aunque se va formando desde antes de nacer y no termina nunca. Todo lo que vivimos deja huella, por tanto somos artífices de la construcción de nuestro cerebro.  En la adolescencia es mucho más vulnerable. Dicha vulnerabilidad no se da en animales, y no tienen “crisis de adolescencia” ya que el ellos no se llega a dar la unión entre lo cognitivo y lo emocional.

Para entender estos conceptos hizo un breve explicación de cómo se construye el cerebro humano. Explicó cómo se alcanza la madurez cerebral a través de imágenes de TACs cerebrales. Se detuvo en explicar cómo funciona la red de autocontrol que integra en el control cognitivo la regulación emocional y el control de la impulsividad.

 

Una nueva enfermedad: la adicción a internet

La fuerza emocional supone una gran oportunidad para en desarrollo emocional. Al mismo tiempo las vivencias atípicas conducen a trastornos de ansiedad, depresión o conductas adictivas.Toda sustancia de abuso y toda conducta adictiva se apodera del sistema de recompensa.

Actualmente estamos viendo muchas alteraciones; y es que, el maltrato, los abusos sexuales y el abandono en la infancia,- en forma de dejar a los niños muchas horas solos frente a las pantallas o consola-, hace que los niños lleguen a la adolescencia con lesiones cerebrales. Las distintas adicciones alteran la arquitectura del cerebro  (drogas u otras, como la adicción a internet). Dicha adición se ha incorporado recientemente  entre enfermedades psiquiátricas.

Adolescentes con maltrato en la infancia y que presentan trastornos de conducta, comportamientos antisociales, tienen alterada la microestructura (zonas en rojo de la imagen inferior TACs) de las fibras de la red límbica-prefrontal, asociada con la generación de complejos sociales y comportamientos emocionales.

En relación a daño cerebral, citó tres heridas que se han manifestado los últimos años con más frecuencia en los adolescentes: el narcisismo, la desconfianza y el pansexualismo.

  1. Un niño que no llegue a tener autoestima puede caer en el narcisismo. Querer ser el mejor “en lo que sea. Es importante tener una estrategia de conducta especialmente la motivación y el autocompromiso. La autoestima viene especialmente del sentirse querido. Lo mejor es prevenir: darles un sentido a su vida. Es la etapa de los ideales. Alimentarlos con la lectura, el buen cine, el teatro, las relaciones personales,…
  2. Si un niño no se acostumbra a hablar a jugar relacionarse; si cambia el perfil en las redes sociales, generará una desconfianza en su interior. Acostumbrarse a jugar en la infancia y conocer a los demás en un trato muy directo
  3. Pansexualismo. Actualmente el acceso a la pornografía desde edades tempranas es muy grande facilita vivir “virtualmente”, experiencias de erotismo descarnado y, por tanto, desconfiguradoras  de la identidad sexual. Es la adicción más fuerte en la gente joven. Si esto no se reconduce a tiempo, es más difícil en el futuro no llevar una vida sexual sana. El “probatismo”  se convierte en adicción porque se acaba atado a estímulos concretos. Incluso si la relación no intención de compromiso, se crean de hecho ataduras, lazos cuya rotura hace daño

La conferencia fue seguida por un coloquio que se alargó durante una hora en el que los asistentes pudieron realizar numerosas preguntas a las que Natalia respondió con detenimiento.

Para quienes estéis interesados en seguir profundizando en el tema, recomendamos el libro recién publicado por Natalia: “El cerebro adolescente

Queremos trasmitir nuestro agradecimiento a Natalia López Moratalla por su interesantísima conferencia y la generosidad con la que se dedicó a la contestación de las cuestiones del público.