Fuenllana ha asistido a la presentación del estudio ‘El impacto de las pantallas en la vida familiar‘, realizado por Empantallados y GAD3.

Con cierta frecuencia hemos hablado en nuestra web de Empantallados, una plataforma nació para acompañar a los padres y madres en el camino de la digitalización, y en este marco encargó un estudio a GAD3 sobre el impacto de las pantallas en la vida familiar.  El estudio se ha realizado a través de una encuesta anónima a más de 1.400 hogares en los que hay hijos de menos de 18 años.

El diagnóstico del informe ofrece pros y contras. En relación con los efectos del uso de las pantallas en el ámbito familiar, el 66% de los padres y madres entrevistados creen que están teniendo un papel favorable en la gestión de la actividad familiar, y el 74% opina que la tecnología les ha unido poco o nada con sus hijos. Cuatro de cada diez padres afirman que las pantallas suponen una fuente habitual de conflictos con los hijos

“En el estudio late el que el teléfono móvil puede ser la mejor herramienta para unir aquello que está distante y que está separado, entre familiares incluso, pero a su vez dentro del seno de los hogares, si no se sabe hacer un uso adecuado, el móvil se puede convertir también en el principal muro que separe a los miembros de la familia”, ha relatado Michavila,  Presidente de GAD3

¿Quién usa más el Whastapp, los padres o los hijos? El estudio también revela que los padres  se han hecho conscientes de su propio uso de la tecnología y se cuestionan en qué medida son un buen ejemplo para sus hijos. Así, uno de cada tres padres y madres entrevistados afirma hacer un uso excesivo de la tecnología y no se reconocen como un buen modelo para sus hijos.

Hay que ver no solo el tiempo de uso sino el contexto de uso

Además de los problemas en el seno familiar, los padres muestran su preocupación por los riesgos a los que sus hijos se enfrentan en internet. Para ellos, las grandes preocupaciones son el ciberacoso, la relación con desconocidos, el acceso a contenidos inadecuados, la pérdida de tiempo y la sobreexposición de su imagen.

Como explica Charo Sábado, investigadora sobre menores y tecnología y decana de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, “aunque el contacto de un desconocido y el ciberacoso sean los principales problemas según opinan los padres en este estudio, lo cierto  es que en realidad es mucho más probable que nuestros hijos estén sobreexponiendo su identidad a que contacte con ellos un desconocido”. “Otra preocupación -prosigue- es la pérdida de tiempo… Hay que ver no sólo el uso, sino el contexto del uso; es decir, qué hacen en ese tiempo. No hay que poner media hora de uso, que es la solución más sencilla, sino estar allí con ellos”. Muy interesante este apunte para los padres.

La solución a los retos: ¿formación digital?

Cada vez más madres y padres se dan cuenta de que su nuevo papel como mediadores de la tecnología con sus hijos necesita formación. El 60% reconoce que quiere saber más sobre educación digital y gestión de pantallas. Hoy por hoy, el criterio de familiares, amigos y el colegio son las principales fuentes de información a la hora de hacer frente a los desafíos de las pantallas. Además, un 46% de los progenitores consulta webs especializadas sobre uso de internet.

El estudio se articula en torno a siete cuestiones:

  1. Las pantallas, ¿nos unen o nos separan?
  2. Las principales preocupaciones de los padres sobre educación digital
  3. ¿Cómo protegemos a nuestros hijos en el entorno digital?
  4. La edad de la primera pantalla propia
  5. Tiempo de consumo de pantallas: ¿siguen viendo la televisión?
  6. El ejemplo de los padres y madres
  7. Los padres y madres: ¿estamos preparados?

Os dejamos este vídeo explicativo de las 7 claves del estudio, y este link por si os animáis a leer todo el informe.

Deja un comentario