Susana Mozo, Concejal de Educación, Servicios Sociales y Familia del Ayuntamiento de Alcorcón y Carmen Dugo, Directora del Instituto Tecnológico Fuenllana,  entregan  los diplomas a los alumnos del Taller Formativo de Cocina y Hostelería puesto en marcha en el Instituto Tecnológico Fuenllana desde la Concejalía de Servicios Sociales y Discapacidad en el marco del Programa de Intervención Social con Menores de Alcorcón (PISMA),  dirigido a jóvenes y adolescentes, entre 15 y 19 años,  cuyas circunstancias personales y/o familiares les sitúan en un contexto de vulnerabilidad social haciéndoles propensos a situaciones de riesgo que pueden ser prevenidas y reconducidas por medio de medidas de intervención psicosocial.

FUENLLANA, está implicada en  la formación profesional e integral de jóvenes mediante una educación personalizada, pretendiendo fomentar, potenciar y desarrollar las cualidades de cada alumno en el amplio ámbito profesional de la Hostelería y del Turismo, así como su iniciativa personal, el trabajo en equipo, etc., que les cualificará para ser profesionales de prestigio, capaces de organizar y dirigir los diversos trabajos que desempeñen.  Por eso este taller nace con una clara vocación de ofrecer una oportunidad profesional a personas que se encuentren en una situación de vulnerabilidad, dentro del programa PISMA del Ayuntamiento de Alcorcón con el que hemos colaborado durante los meses de noviembre y diciembre de 2015.

Los talleres teórico-prácticos se han desarrollado en las Aulas didácticas de hostelería del Centro Educativo Fuenllana. En la última jornada, se les llevó a visitar La Pazoteca, un establecimiento hostelero para que puedan ver la actividad en un entorno de trabajo real, donde se aplican aquellos conocimientos y habilidades básicas que han adquirido durante las distintas sesiones del curso, así como estimular su creatividad en el sector de la restauración, conociendo productos gourmet, así como nuevos modelos de negocio y producción.

En esta empresa ya se han incorporado otros alumnos después de realizar las prácticas de los “Certificados de Profesionalidad”, lo que sirvió de motivación para confiar  en  que una buena preparación profesional les llevará a la inserción laboral.