El Coro del Colegio Pineda de Barcelona invitado a cantar en Madrid con el Coro de Fuenllana, gracias a la directa colaboración de las familias que se ofrecieron a alojar a las participantes del Coro de la ciudad Condal

Desde que se formó el Coro en Fuenllana, hemos experimentado lo que dicen los expertos educativos con respecto a esta actividad: Es un importante instrumento didáctico y pedagógico.

A través de esta actividad, incidimos directamente en las emociones de las alumnas, ayudando a exteriorizarlas.

El Coro como facilitador de las relaciones sociales

Este fue uno de los motivos por los que nuestro Coro, empezó el año pasado, a hacer intercambios con otros de distintos países, este año no hemos salido de España y fuimos nosotras las primeras que nos desplazamos hasta Barcelona, para actuar y convivir con las familias del Colegio Pineda.

Las integrantes del Coro, vinieron acompañadas de las dos responsables del mismo y se alojaron en familias de Fuenllana. Llegaron el miércoles y se marcharon el Domingo.

Actuaron, en primer lugar para las alumnas del Colegio, en el Polideportivo y en la Basílica de San Miguel de Madrid y la Parroquia de Santa María de Caná, el sábado por la tarde.

Además del repertorio de cada coro, interpretaron una canción en común, que levantó muchos aplausos de los asistentes.

En ambos sitios felicitaron a las responsables de ambos Coros por el comportamiento que había tenido y el ambiente de alegría que reinaba entre todas.

Conocer Madrid y salvar dificultades

En cuanto al grupo en sí, hicieron mucha piña tratándose de edades diferentes, desde 1º ESO a 1º Bach, al sentirse formando parte de lo mismo, el coro que tenía la responsabilidad de cantar frente a un público desconocido.

Entre los ensayos, tuvieron tiempo de pasear por Madrid. Además los recorridos por la ciudad también les ayudaban a compartir la belleza y el interés de esos espacios. El sentirse lejos del ámbito escolar participando en un proyecto, les hace asumir un interés mayor del que manifiestan en el colegio. Estuvieron muy atentas a lo que se les podía enseñar de la ciudad, conociendo los monumentos más emblemáticos de la capital de España.

Esto les ayuda a ser comunicativas y  a ganar en experiencias de relación en ambientes diferentes a los habituales.

Salvaron la dificultad de la lluvia el sábado (iban a ir al Retiro), haciendo planes alternativos: las familias anfitrionas se brindaron ellas y sus casas para que las alumnas disfrutasen a pesar de la lluvia (al final hicieron una gymkana en un Centro Comercial.

Como siempre, en estos intercambios, las despedidas fueron muy sentidas, y tanto las familias anfitrionas como las catalanas, esperan seguir relacionándose con toda la frecuencia que les sea posible.

[fancygallery id=”1″ album=”132″]