El pasado 15 de noviembre, festividad de San Alberto Magno, patrón de los científicos, Fuenllana se convirtió en un gran centro experimental de investigación científica. Celebrábamos la Iª edición del Día de la Ciencia.

El colegio se despertó adornado con distintos paneles en los que las alumnas de Primaria, Secundaria habían representado los momentos más importantes en la historia de la ciencia. Un eje cronológico realizado por las alumnas de bachillerato, mostraba las biografías de las mujeres científicas más importantes de los tres últimos siglos.

Durante toda la mañana se fueron realizando diversos talleres, en ellos las alumnas de secundaria explicaban a las más pequeñas distintos aspectos prácticos de las ciencias.

[fancygallery id=”1″ album=”22″]

En el área de biología, había distintas especies de animales vivos, perfectamente clasificados: mamíferos, anfibios, etc…

El taller de química mostraba cómo convertir el agua en leche, esta en vino y por fin en cerveza. En otra parte de la exposición se pudo ver cómo funcionan los volcanes, en el caso de Fuenllana, el volcán despedía lava de distintos colores. Otros talleres sobre masas completaban la exposición práctica. Algunas alumnas iban explicando las distintas partes de la experiencia disfrazadas de científicos conocidos.

Por la tarde nos trasladamos a “Cabo Cañaveral”. Durante toda la semana, estuvieron expuestos en la entrada del colegio los cohetes que las alumnas de primaria, Secundaria, Bachillerato, e incluso profesoras presentaron al concurso. En el patio, las profesoras del departamento de ciencias habían “construido” una “lanzadera” y de esa forma se empezaron a realizar los lanzamientos. Aprendimos a calcular la altura alcanzada por los cohetes de una forma muy divertida. Es importante “sacar a pasear” las ciencias fuera de los libros de vez en cuando.